lunes, 6 de agosto de 2007

Stanley Clarke - Schooldays (1976)


Hoy le toca a una leyenda viva del jazz, funk y jazz rock. Y ese no es menos que el infumable y carismático Stanley Clarke. Este gran bajista fue el "rival" de Jaco Pastorius dentro del panorama del jazz. Desde sus inicios su forma caracterísitica de hacer sonar el bajo y el contrabajo a toda pastilla dio que hablar. Formó junto a Chick Corea la banda de jazz fussion "Return To Forever" en sus dos versiones, la latina y la jazz-rock.

Insaciable experimentador de músicas se adentró en solitario en el funk y la música disco y junto al teclista George Duke formaron un impactante duo en el que el funk y el jazz rock cogian el protagonismo. Claras muestras son los 3 volumenes de "Clarke/Duke Project" (yo recomiendo abiertamente el 1,que si alguien quiere, subiré).

De Stanley Clarke destaco su aparición en "The Manhattan Project" y el "String Trio", junto al violinista Jean Luc Ponty y el guitarrista Al Di Meola o en sustitución de Meola el virtuoso del banjo, Béla Fleck.

En lo referente al cd de 1976, destaca enormemente el funk y el jazz rock, sobre todo el tema que da nombre al cd, "Schooldays", una composición ya mítica de Clarke y la carnavalesca "The Dancer".

Muy recomendado para amantes del jazz funk y imprescindible para los fanáticos del bajo.

Stanley Clarke: Bajo y contrabajo
Billy Cobham: Batería
John McLaughin: Guitarra eléctrica
George Duke: Teclados
David Sancious: Teclados
Gerry Brown: Percusión


1.-School Days
2.-Quiet Afternoon
3.-The Dancer
4.-Desert Song
5.-Hot Fun
6.-Life is Just a Game


DESCARGAR

4 comentarios:

Richard dijo...

Yet another excellent share - you have very good taste in music!

Fuzzy Peace,

R

Fermo dijo...

Thanks, Richard. I hope that the next update is of your pleasure. Saudos

Anónimo dijo...

Thanks, Fermo.

JdB

Fermo dijo...

Gracias. Stanley Clarke es un auténtico monstruo, aunque Stanley y Jaco eran rivales sus sonidos eran totalmente diferentes. Que por cierto este año se cumplen 25 años de la muerte de Jaco Pastorius. Habrá que hacerle un homenaje, jeje.